TARRAGONA

caballo entre la antigüedad y la modernidad, Tarragona, Capital de la Costa Dorada, constituye un destino turístico y de negocios privilegiado del Mediterráneo con destacada oferta cultural y de ocio. Una ciudad de vanguardia, con inquietudes y muy dinámica que ha sabido conservar su legado histórico sin desprenderse del afán de progreso y renovación.

 

Al buen clima, situación geográfica y comunicaciones se suma la amplia oferta hotelera, un servicio profesional e instalaciones modernas y eficaces como El Palacio de Congresos donde tendrá lugar el 6º Congreso Ibérico de Aparcamiento y Movilidad Urbana.

A
EXCELENTES COMUNICACIONES UNA CIUDAD CON MÁS DE 2.000 AÑOS DE HISTORIA

En cuestión de movilidad, precisamente Tarragona puede presumir de ser una ciudad media, poco masificada y con gran facilidad de acceso ya que dispone de excelentes comunicaciones que la conectan al mundo de manera ágil por tierra, mar y aire. Posee una moderna red de autopistas, un aeropuerto internacional y un tren de alta velocidad que la sitúa a sólo media hora de Barcelona y a dos horas y media de Madrid.

 

Sus dos puertos marítimos están dotados de servicio de estación marítima de pasajeros, transporte de mercancías, zona de yates y puerto deportivo con servicios de primera calidad. El Puerto Comercial de Tarragona con características técnicas envidiables, es el que posee más calado de toda España, haciendo posible la entrada de barcos de gran envergadura.

El hecho de ser una de las pocas ciudades romanas con circo , teatro y anfiteatro demuestra que Tarragona (Tàrraco por entonces) era una de las capitales más importantes del Imperio Romano. Estas tres piezas arquitectónicas, junto con la muralla que rodea la ciudad o el acueducto romano, entre otros, son la huella más importante de la Tarragona romana, un legado aún presente y conservado en la ciudad.

 

Por otro lado, la posterior ciudad medieval queda reconocida principalmente en la Catedral y en algunas iglesias del s.XII situadas en la parte más alta del Casco Antiguo. Todo este legado histórico, uno de principales atractivos turísticos de la ciudad, fue reconocido por la UNESCO con la denominación de Tarragona como Patrimonio Mundial el 30 de noviembre del año 2000.

CIUDAD PLURAL Y VIVA

Tarragona es una confluencia entre tradición y modernidad, entre culturas y entre personas. La ciudad cuenta con una gran variedad de elementos festivos, tanto de carácter religioso, como popular y lúdico, que tienen lugar a lo largo de todos los meses del año y conforman la identidad de la ciudad. El clima y carácter mediterráneo invitan a disfrutar de las tradiciones, la cultura, la danza y la música al aire libre y permiten descubrir un ambiente inigualable que sólo se puede vivir en las calles de Tarragona.

Durante el mes de septiembre, la ciudad se transforma y es más viva que nunca, gracias a Santa Tecla, la fiesta mayor, de referencia en el territorio y considerada de Interés Nacional.

 

Sin duda, todos estos ingredientes y características son muestra y símbolo del potencial de la ciudad tanto como destino turístico como de negocios.